jueves, 2 de octubre de 2014

Casco viejo de Dubrovnik

14/08/2014: Llegamos a Dubrovnik por la tarde, nuestro apartamento se encontraba en Lapad. Alejados del bullicioso centro, aparcamos el coche y en 10 minutos en autobús fuimos al centro histórico.

Antes de cruzar el puente para entrar en el centro amurallado vimos una inscripción en recuerdo de la guerra yugoslava y los restos de metralla en las fachadas de los edificios.

Atravesamos el puente y su acceso principal:

Las murallas eran enormes, 25 metros de alto y 6 metros de grosor:

Acceso principal:


Lo primero que vimos fue una gran fuente a la derecha, la fuente de Onofrio (del siglo XV) y una larga calle (Stradun). Todo parecía demasiado bien conservado y es que fue todo reconstruido después de dos grandes terremotos en el siglo XVII y en el XVIII.


La construcción circular es la fuente de Onofrio:

Un poco difícil acceso pero tenía sed y eché un trago:

A la izquierda del acceso principal, frente a la fuente hay un callejón que lleva a que dicen es la farmacia más antigua de Europa y al monasterio franciscano:

En la pared exterior, frente a la fuente de Onofrio hay en la fachada, una figura saliente de piedra, a unos 40 o 50 cm del suelo. Se dice que si subes a la piedra y sobre ella te quitas y te pones la camiseta, tendrás una buena vida amorosa:


Vimos algunos intentos, pero todos fallidos:




Claustro del monasterio junto a la antigua farmacia: 


 Caminamos por la calle Stradun:

Una callejuela lateral llena de restaurantes y tiendas:


Al llegar a la plaza giramos a la derecha y seguimos recorriendo el casco viejo:








Salimos fuera de la muralla:


Volvimos a entrar para subir la muralla y caminar un poco sobre ella:

En un callejón encontramos un santuario para los gatos de Dubrovnik, había una hucha en la que podías contribuir para comprar comida a los gatos y al lado se encontraba esta guillotina:

La ropa tendida no tiene nada de especial pero me gustaba mucho verla colgada junto a estos antiguos edificios:

Fotos que hicimos caminando por la muralla:

Se aproximaba el ocaso:





Bonita terraza para disfrutar las vistas:


La misma muralla desde bajo:











Fotos tomadas al día siguiente al volver de la excursión a Mostar en Bosnia i Herzegovina. Bañito y puesta de sol en la playa de Lapad, Dubrovnik: