martes, 7 de julio de 2015

Pueblo Fantasma de Rhyolite, Death Valley

 
29/03/2014: Desde California, cruzamos el Death Valley para ir a Las Vegas. Una vez pasamos al estado de Nevada, haríamos noche en un típico motel de carretera en un pueblecito del desierto llamado Beatty.

La sorpresa fue que unos 10 km antes de llegar a Beatty, descubrimos un pueblo fantasma llamado Rhyolite. Sin dudarlo, nos desviamos de la carretera para visitarlo.

Con los restos de una antigua diligencia:

Rhyolita fue un pueblo minero construido a partir de los descubrimientos de yacimientos de la roca volcánica de riolita, rica en sílice. Se construyó una gran mina, edificios, un banco, un colegio para 250 niños, tiendas, hoteles, una estación de tren, una cárcel, etc, etc. En 1907 llegó la electricidad al pueblo y se construyeron dos plantas eléctricas, una planta de hielo y una fundición.

Pero pocos años después, la crisis financiera hizo cerrar las minas y los bancos, decayendo lentamente hasta quedar un pueblo abandonado en 1916 cuando ya dejó de tener luz eléctrica.


Estaba atardeciendo y pasear por el pueblo fantasma abandonado fue una visita interesante. Cuando llegamos, había un par de coches más pero al poco tiempo se fueron y nos quedamos absolutamente solos con las ruinas, lo que lo hacía un poco siniestro y curioso.

Restos de la carrocería de un coche abandonado:

Discos de madera de una bobína:


Pequeñas ruinas:

Pequeños depósitos y farolas:

Los preciosos Joshua trees (yucca brevifolia):



Encontramos una casa museo, pero por la hora que era, estaba cerrada. Lo mejor fue encontrar las figuras de fantasmas blancos:

Piedras formando círculos concéntricos:



En 1906 un minero construyó esta casa hecha con paramentos de botellas de cervezas y licores. 50.000 botellas en total, leí que era debido a la escasez de madera en la zona. Fue restaurada en 1925 por Paramount Pictures:

 La casa botella:

Estas ruinas pertenecen a un edificio de tres plantas que fue el banco:

Esta obra de arte fue de escalofrío, ver todos los fantasmas en medio de la nada y atardeciendo. Daba la impresión de que en algún momento saldría alguien corriendo a por nosotros.

Cogimos el coche y nos alejamos rápidamente de los fantasmas, hasta el final de la carretera principal del pueblo:

Allí encontramos el edificio mejor conservado, la antigua estación de tren. De propiedad privada:




Al lado de la estación de tren había un cartel con la indicación "Zona segura. No disparar"

Dejamos atrás el pueblo de Rhyolite. Os imaginais si hubiéramos pinchado o el coche no hubiera arrancado...  ¿Dormir en el pueblo fantasma o caminar 10 km por el desierto anocheciendo?

Menos mal que no paso nada, el coche arrancó y llegamos a Beatty donde nos tomamos unas cervezas frescas en un típico Saloon de las películas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Mis Viajes por el Mundo.

Gracias por comentar.
e-mail: josalap@gmail.com