lunes, 24 de octubre de 2011

La Gran Muralla China

16/08/2011: Quinto dia en Beijing, nos vamos a ver la Gran Muralla China. La mayor obra de ingeniería mundial jamás construida que se empezó antes de Cristo y cuando Colón descubrió América todavía continuaba su construcción.

Su recorrido más largo es de unos 6400 km, desde las orillas del mar Amarillo, recorre altas montañas, desiertos y termina en el rio Blanco. Pero este no es el único, hay miles de tramos de murallas recorriendo toda China, algunos de ellos descubiertos recientemente.

El dato más asombroso es que si se alinearan todos estos tramos de murallas harían un total de 56300 km que son casi dos vueltas al planeta tierra.

En su construcción murieron millones de chinos. Existen dos grandes falsos mitos propagados sobre la gran muralla, y es que realmente ni los millones de cadáveres chinos se enterraron en los mismos muros ni la gran muralla se ve desde el espacio.

Las murallas chinas fueron construidas para protegerse de los ataques de las tribus nómadas de los mongoles, manchues y los unos, que sobrevivian solamente del ganado mientras que los chinos eran agricultores y tenían arroz, la seda, la escritura, etc.

Desde Beijing hay diferentes opciones para ver tramos de muralla china, los que te ofrecen por la calle, en los tourist info o en alojamiento donde uno se encuentre. Leí que había un par de tramos antiguos que podías recorrer largas distancias aunque no estaban muy bien conservados. Nosotros elegimos ir por nuestra cuenta con el tren a Badaling que es un tramo de muralla reconstruida hace unas décadas y que estaba llenisima de chinos.

Por menos de 1,5€ al cambio subimos a un tren borreguero el cual tuvimos que correr como locos a los vagones para poder sentarnos pero que finalmente conseguimos (a la ida).

Estación de tren Beijing Norte esperando la llegada del tren a Badaling:

Una vez allí desde la estación de tren caminamos hasta la entrada y empezamos a recorrer la muralla:

Estaba llenísima de chinos y casi todas iban con paraguas para protegerse del sol:

Desde la entrada empezamos por la parte izquierda y subimos hasta una de las torres más altas, luego bajamos y cruzamos al otro lado:



El ancho de la muralla debía permitir el paso de dos caballos. Lo más impresionante eran las elevadas pendientes que había en muchos tramos:


Una de las curiosidades que vi en China es que los niños pequeños no llevaban pañales y los pantaloncitos que llevaban eran con una abertura para tener el culito al aire. Cuando les vienen ganas, sus padres lo acercan al suelo y allí hacen sus necesidades. También hay poquisimos o casi ningún carrito de bebé, los llevan al brazo. En la foto podeis ver a un niño con el típico pantaloncito abierto:


Perfil de la muralla:

La muralla serpenteaba por las montañas hasta desaparecer de la vista:






Por la tarde volvimos a Badaling y comimos en un KFC que estaba lleno y nos pusimos al lado de estos simpáticos chinitos:

Historia de la gran muralla esculpida en piedra:


A la vuelta no tuvimos la misma suerte y nos tocó sentarnos en el suelo, pero fue muy divertido porque nos sentamos al lado de una familia de chinos que era un autentico show y nos reimos mucho:

Llegada a la estación de Beijing Norte:

1 comentario:

  1. Que interesante tu aventura. Viví lo mismo en 2007 cuando hice un Viaje organizado a China, pero lo pasé mal con el teleférico que hay para subir a lo más alto de la Muralla. Entre lo que se mov´ñia, lo poco seguro que parecía y lo alto que iba...

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Mis Viajes por el Mundo.

Gracias por comentar.
e-mail: josalap@gmail.com