lunes, 2 de mayo de 2011

El Puente de Carlos, Praga

26/04/2011: El Puente de Carlos en Praga es uno de los más espectaculares de Europa, sobre el río Moldava comunica la Ciudad Vieja con el barrio de Malá Strana.

Vista del Puente de Carlos desde la Torre de Petrin:

El puente fue construido en el año 1357 y se le llamo puente de piedra hasta 1870 que se le cambió a Puente de Carlos:

En sus dos extremos tiene unas torres que son gemelas. El puente tiene una longitud de 515 m por 10 de ancho y a los lados del puente se pueden admirar las esculturas religiosas de estilo barroco (unas 30 estatuas):

Entre las estatuas, esta es la más famosa y visitada por todos los turistas. Es la estatua de San Juan de Nepomucena, este era el confesor de la reina y se dice que su marido, el rey Wenceslao IV intentó averiguar los secretos de confesión de su esposa y al no conseguirlo ordenó ponerle una armadura al santo y tirarlo por el puente:

Bajo el Santo se encuentran dos representaciones. Esta es la de San Juan de Nepomucena siendo tirado por el puente. Se dice que tocarlo da suerte y todo visitante que pasa por el puente lo toca. Como se puede apreciar está brillante por el tacto de todos los que lo hemos hecho:

A su lado se encuentra otra respresentación. Esta es la de un perro que también está desgastada por el tacto y se dice que quien lo toca volverá a Praga:

No se si volveré a Praga, no lo creo, pues son muchos los sitios que quiero visitar antes, pero no me costaba nada tocar las figuras:

Esta es otra de las figuras que también tocaba la gente:

Vista del río Moldava:

El Puente de Carlos es como una gran exposición de obras maestras de maestros barrocos de Bohemia:

Vista hacia el puente Manesuv:

El puente está siempre lleno a tope de personas cruzando, mirando los puestecitos de pulseras, dibujantes, músicos, o simplemente contemplando las buenas vistas hacia el río. En la siguiente foto no se ve mucha gente porque cambió el tiempo y empezó a chispear:

Una de las 30 esculturas del puente:

Algunas las pusieron en el siglo XIX para sustituir las originales dañadas:

Grupo de músicos rodeados de gente:

Vista al atardecer hacia el Castillo de Praga:

Otro grupo de estatuas:


Músicos sobre el puente de Carlos:

Cada hora, tras las campanadas, en varios puntos de la ciudad salen unos trompetistas a tocar unos acordes. Entre las dos torres detrás mía sonaba uno de estos trompetistas:

Lugar donde cada hora tocaba el trompetista:

Vista hacia el Museo de Franz Kafka:

Vista del Puente de Carlos desde una ventana del Museo de Franz Kafka:

Vista al atardecer:

El puente de noche:
Torres iluminadas al anochecer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Mis Viajes por el Mundo.

Gracias por comentar.
e-mail: josalap@gmail.com