viernes, 26 de agosto de 2011

Recorriendo los Hutongs, Beijing


18/08/2011: Los Hutongs de Beijing son callejones en los que enncontramos construcciones tradiconales con más de 7 siglos de antiguedad que rodean toda la Ciudad Prohibida.

No hay nada mejor que represente la auténtica vida de los habitantes de Beijing que sus Hutongs. Se calcula que en 1949 había unos 3000 hutongs, pero en 2003 solo se conservaban unos 1500. Son una autentica reliquia que habría que mantener y conservar a lo largo del tiempo.

Niña jugando en un hutong bajo el paso de una bandada de palomas:

Los grandes edificios y rascacielos van creciendo en la gran ciudad mientras que los Hutongs se mantienen firmemente.

Chico quitando el agua a una bandeja de caracoles en un Hutong:

Beijing tiene 4 zonas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: La Ciudad Prohibida, El Templo del Cielo, El Palacio de Verano y al norte la Gran Muralla China.
A parte de otros lugares importantes e interesantes, hace que los Hutongs sean pasado por alto en los típicos paquetes turísticos.
Yo recomiendo al que esté en Beijing o piense ir que le dedique un poco de tiempo y se de una vuelta a pie (no en triciclo) por los Hutongs para descubrir la verdadera alma de Beijing.

Bicicleta encadenada en un Hutong:

China es un país muy seguro y se puede pasear por los Hutongs a cualquier hora, tanto de dia como de noche sin ningún temor.

Diferentes tipos de motos:

Peluquería a la derecha y tienda a la izquierda con botes de yogurts tradicionales:

Yogurts tradicionales de Beijing:


Al igual que en el viaje a Japón, que en Tokyo nos alojamos en un hotel occidental y en Kyoto en un ryokan como alojamiento tradicional, en China hicimos lo mismo. En Shanghai estuvimos en un hotel y en Beijing nos alojamos en un hostal dentro de los Hutongs.

La puerta roja era el hostal donde nos hospedamos. En Wangzhima Hutong, nº28. Con patio interior ajardinado, terraza, wifi gratis en el lobby, el personal hablaba perfectamente ingles, restaurante, un lobby con sofas, decoración e iluminación espectacular y a 200 m de una parada de metro:

Puerta contigua al hostal donde nos hospedábamos, la piedra grande del suelo (había otra también) servían para subir a los caballos. Una de ellas tenía una esvástica invertida y la otra una moneda antigua que significaba que el dueño era un mercader:

Al igual que otras zonas el tendido eléctrico es todo aéreo:

Dos hombres jugando por la mañana al ajedrez chino en Wangzhima Hutong:

Esta puerta tiene dos jambas y una protección de metal que representa motivos de buenos augurios. En Wangzhima Hutong, nº 56:

Hasta la caída de la dinastia Qing no hubo carteles con los nombres de los Hutongs. Muchos Hutongs llevan los nombres de los comercios, como el Hutong de las hojas de te, el Hutong de las tijeras, el Hutong del Arroz, del Algodón, etc, etc.

Giramos por Nanjianzi Xiang o calle de las tijeras del sur:

Seguimos por Nanjianzi Xiang en la que vemos algunas tiendas y las motos eléctricas pasan por nuestro lado silenciosamente:

Nanjianzi Xiang nº 78, aquí vemos los "pushou", o hijos del dragón, para llamar a la puerta con aros en sus bocas y que protegen la casa:

Entrada a una casa en la que vemos un palomar en su parte superior y contadores de luz a la entrada:

El ajedrez chino triunfa en las calles de los Hutongs:

Típicas cubiertas inclinadas de tejas a dos aguas en los Hutongs:

Grabando imágenes por los Hutongs:

Tiendas en Dafosi Dongjie:

Tienda de cereales y pasta:
Salimos de los Hutongs por la calle Meishuguan Houjie y la subimos hasta encontrar el Hutong Fuxue por el que nos metimos:

Tienda de pájaros en Fuxue Hutong:

En este Hutong había un templo de la dinastia Ming y un colegio:

Continuamos nuestro recorrido:
Hutong lleno de comercios:

Callejón con bicis:

Niños jugando:
En algunas esquinas de Hutongs vimos piedras de molino enterradas en el suelo.
Entramos en Xinsi Hutong:


Seguimos viendo numerosas casas con palomares en sus tejados:

Xinsi Hutong nº35, era una antigua guardería:

En nuestro recorrido por los Hutongs encontramos muchísimos WC's públicos:
Seguimos andando hacia Hutong Menlou:

Niños jugando en la calle:
Antigua casa de empeños en Hutong Menlou:

Cartel en la casa de empeños:

Frente a la casa de empeños podemos ver una típica vivienda socialista de los años 50 (la de ladrillos rojos):

Dongsi Batiao nº 61, casa con piedras para montar a los caballos y jambas:

Dongsi Batiao nº 67, los leones de la entrada indican que la casa perteneció a un funcionario:
Volvemos a nuestro alojamiento en Wangzhima Hutong. El recorrido ha sido muy entretenido y nos a permitido conocer un poco de la vida de los Beijinenses. Lo recomiendo.

1 comentario:

  1. Recorrer esos callejones es como viajar en el tiempo. Te alejas del bullicio de una mega ciudad para adentrarte en un mundo completamente diferente. Totalmente recomendable.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Mis Viajes por el Mundo.

Gracias por comentar.
e-mail: josalap@gmail.com