miércoles, 29 de julio de 2009

Casa Bereber, Valle de Ourika

22/07/2009: Estando en Marrakech decidí hacer una excursión, el Valle de Ourika. La contraté en una agencia que hay en la terraza del restaurante "Gran Balcon Cafe Glacier" en la Plaza Jamaa el Fna. Me costó 200 Dirhams = 18€ que incluía transporte de ida y vuelta, salida a las 09:30 y vuelta a las 17:00 con paradas en una tienda de productos artesanos que subimos a la terraza a hacer unas fotos, una parada con camellos y vistas al valle (foto de arriba), otra parada en una casa Bereber, otra para recorrer un poco del río cruzando un puente (medio peligroso, tipo Indiana Jones) y finalmente llegada para visitar las cascadas del Valle.
La parada de los camellos esta bien porque tiene buenas vistas al valle, subir a los camellos es para hacerse la típica foto, que pase de hacer, ya que no recorres nada en camello, ni una vuelta.


La parada de la casa Bereber ya es más interesante, nos enseñó la casa un Bereber explicándonos todas las partes.
Los Berebers son una población de indigenas que viven en el norte de Africa, en Argelia, Marruecos, Egipto, Mauritania, Tunez, etc.
En la foto de bajo es un molino de cereales que funciona con la fuerza del agua del río. El agua pasa por debajo y hace girar el mecanismo de una piedra redonda a gran velocidad. Por la tolva se echa el cereal a moler, por ejemplo trigo duro para obtener el cuscus, que es un plato típico del norte de Africa.
No se paga al molinero con dinero, sino que si una persona le lleva por ejemplo 10 kg de un cereal a moler, 1 kg se lo dan al molinero.


La puerta de madera que veis bajo es la entrada a un pequeño baño, tipo sauna.
Una de las cosas que me llamo la atención y me gustó de Marruecos es la gran limpieza que hay en sus calles y en las personas (supongo que formara parte del Islam) no hay suciedad, siempre ves a alguien barrer su trozo de calle, echar agua para eliminar el polvo del ambiente y refrescar el suelo, etc. No hay casi papeleras pero no se ve nunca basura en el suelo, ni nada huele mal.



En el interior de la Casa Bereber vimos la cocina a fuego y una sala que utilizaban de despensa.


Esta era una de las habitaciones, donde había una niña durmiendo.


En el exterior tenían sus animales, una vaca, varias gallinas sueltas y pollitos.

La casa daba justo en el río, se veian unos niños bañándose.

Hay muchos puentes hechos de tablas de madera, que parecen un poco inseguros, algunos como este a muy poca altura del suelo y otros a varios metros (para contar en otro post).


Es una buena excursión, fui en un minibus, con aire acondicionado y el trayecto dura 1 hora y 30 minutos desde Marrakech, no está lejos, la carretera esta bien. En esta excursión conocí a una chica de Argentina que también viajaba sola, una pareja de Madrid y otra de Zaragoza, luego comimos todos juntos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Mis Viajes por el Mundo.

Gracias por comentar.
e-mail: josalap@gmail.com