viernes, 14 de agosto de 2009

Encantadores de serpientes, Marrakech

Dentro de la Plaza de Jamaa el Fna en Marrakech podemos encontrar, puestos de zumo de naranja, puestos de comida, mujeres haciendo tatuajes de Henna, bailarines, aguadores, contadores de historias, gente que lee las manos, lectores de periódicos, boxeadores, etc. y entre ellos los encantadores de serpientes.

Unos tocan las flautas y las cobras alzan sus cuerpos al son de la música. Aunque se dice que las serpientes son sordas y que se mueven y mantienen erguidas por el movimiento de la flauta y no por el sonido.
Yo me dejé colgar una de las serpientes en mi cuello, sabiendo que luego me pedirían dinero por las fotos. Pensé que las que ponen en el cuello a la gente estarían con los colmillos quitados, o algo así para nunca poder morder a la gente, pero de eso nada. Me explicaron otros marroquís luego que tienen sus colmillos y son venenosas, que casi nunca pasa nada pero el peligro existe. Menos mal que me enteré después de tenerla.


La plaza de Jamaa el Fna siempre esta llena de gente al atardecer y los puestos de los encantadores de serpientes son uno de sus atractivos.


La verdad es que me dejaron un buen rato con la serpiente, no se movía así que yo estaba tranquilo. Al final vino uno, le cogió la cabeza y me la puso en la palma de la mano y en la frente, diciendome que tendría suerte. Ahí es cuando menos gracia me hizo pensando que me podía morder, pero no pasó nada y ya me la quitó de encima.


Allí pude ver 2 de las 5 serpientes más venenosas del mundo, como veis en la foto, una es la cobra (en la foto se ven 4 erguidas) y otra es la víbora (las que no están erguidas y son de color mas claro), sueltas a su aire y con los encantadores sin cuidar de ellas como si fueran un perrito inofensivo.

Si no quereis que os cuelguen una al cuello, lo mejor es ni acercarse, mirarlo desde lejos, al igual que los que tienen monos, si estais cerca, os buscarán para colgaros el mono o las serpientes. Yo preferí las serpientes, tienen más encanto.

3 comentarios:

  1. Uf, después de lo que has contado, no se yo si dejaría que me colgaran una. La verdad es que me gustaría sentir el tacto, sería más la curiosidad que tendría que el propio miedo.
    Eso si, los monos ya no me gustan tanto, si son pequeños aún bueno, pero a los mas grandes no se si me acercaría.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. La serpiente la notaba fresquita alrededor de mi cuello.
    Yo la gente que veía con monos es que era muy rápido y no te enteras. Te ponen el mono, te haces la foto y te lo quitan rápido no sea cosa que te haga algo, y luego a soltarles la pasta. Prefiero las serpientes, tienen más encanto.

    ResponderEliminar
  3. Vaya turistada a cargo del sufrimiento animal.Ninguna de esas serpientes son peligrosas, enterate del motivo.Por el turismo responsable.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a Mis Viajes por el Mundo.

Gracias por comentar.
e-mail: josalap@gmail.com