miércoles, 19 de agosto de 2009

Motos y burros, el transporte en Marruecos

La moto es un medio de transporte ampliamente utilizado en Marruecos, por no decir el que más. Van por todos los sitios, sin matricula y con los espejos retrovisores metidos hacia dentro para no golpear a nadie con ellos. En la foto de arriba es un mínimo ejemplo de lo que podeis ver por las calles del interior de la medina en Marrakech.
Tiendas a ambos lados, peatones, bicis y motos serpenteando para no chocar con nadie, imaginaros la foto de arriba pero con mas gente, pues así es caminar por la medina y los zocos de Marrakech. Siempre que iba a cambiar de lado caminando echaba una ojeada atras por si venia una bici o una moto.
Estas fotos en blanco y negro las hice a la vuelta de una excursión desde el minibus, esto se ve frecuentemente, tres personas circulando en una moto.
Pude ver cosas muy raras en Marrakech como un día ver como a una mujer en silla de ruedas la levantaban entre dos personas y la sentaban en el asiento de una moto. Se cogió al conductor y se fueron delante de mi. Supongo que en el destino la esperarian con otra silla de ruedas.

En Marrakech es alucinante ver como conducen, por supuesto hay muchos coches y autobuses pero lo que más abundan son las motos. Si tienes que cruzar una calle olvidate de los pasos de cebra (es como si no existieran, no para nadie) miras a un lado y en cuanto puedas te metes, te paras en medio de la calzada mientras pasan motos por delante y por detrás tuyo, en cuanto hay un mínimo hueco caminas para llegar a la otra acera. Todo esto sin correr, no hace falta, cuando tu cruzas ellos te ven, lo que no puedes hacer es dudar que hacer en medio de la carretera. Los marroquís tienen un dicho "la prisa mata", hay que hacerlo todo con calma.

Otro medio de transporte que podeis ver en todo Marruecos es el burro, bueno también asnos y mulas, aunque no los distingo muy bien físicamente.
El asno es lo mismo que el burro, la mula y el mulo es el resultado estéril del cruce de un burro con una yegua.

Los he visto cargados de todo tipo de materiales, con fruta, con materiales de construcción como arena, bovedillas, ferralla, etc.
También os los podeis encontrar en las estrechas calles de los zocos como en la foto de bajo.

Un burro puede costar unos 100 euros al cambio y tiene una vida de unos 25 años.


En España están en extinción pero en Marruecos hay muchísimos, lo llevan hasta los niños.


Me gustó mucho volver a ver estos animales que hacia muchos años que no veía, desde que era pequeño.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenid@ a Mis Viajes por el Mundo.

Gracias por comentar.
e-mail: josalap@gmail.com